Encuentra al mejor profesor de repaso

Ante unos malos resultados académicos es normal pensar ‘mi hijo necesita clases particulares’. Hay una serie de cosas que deberíamos hacer para saber si esta es la solución al problema. Lo más importante siempre es saber por qué, para ello tenemos que escuchar a sus profesores y hablar mucho con nuestro hijo. 

Investigar sobre por qué las cosas van mal académicamente es crucial, sobre todo para saber qué tipo de profesor necesitamos. No todos los profesores de repaso son iguales. No es lo mismo necesitar un profesor que sea un gran experto en la materia, que uno que enseñe técnicas de estudio y concentración.

Busca aquí el profesor de la materia de la que necesitas repaso

Cómo encontrar un profesor particular, sea de la asignatura que sea, no es tarea fácil, en internet hay cientos de anuncios, por eso lo importante es acotar lo máximo posible, y para ello debemos tener toda la información que podamos. Apenas tardaremos en encontrar el perfil que queremos si lo tenemos bien definido. 

 

¿Por qué necesitas refuerzo escolar?

Como ya hemos apuntado lo más importante es saber para qué necesita un alumno un profesor particular. Para ello debemos tener en cuenta los tres factores más frecuentes por los que aparece el fracaso escolar.

  • Factores académicos: No todos los alumnos de una clase pueden avanzar al mismo tiempo. Las capacidades de algunas personas para según qué materias es distinta, por eso necesitan una ayuda extra. Si es este el problema un profesor con muchos conocimientos y con las actitud necesaria para transmitirlo es lo mejor. 
  • Factores personales: Dentro de esto están los problemas de salud como el déficit de atención o la hiperactividad. Los encargados de tratar estos trastornos son médicos, pero hay profesores particulares especializados en la enseñanza con estos tipos de alumnos que pueden ser muy útiles como complemento. 
  • Factores sociales: De la misma forma hay agentes externos como los compañeros o la propia familia que pueden afectar al desarrollo. De la misma forma con los problemas de salud hay profesores que han estudiado sociología, pedagogía o psicología que pueden ayudar en este sentido. 

También ayuda muchísimo que a la hora de contactar con algún profesor le comentemos en el primer mensaje o en la primera conversación por teléfono los motivos por los cuáles tenemos que recurrir a él.

 

 

¿Qué asignaturas elegir?

Esto parece una obviedad pero si no lo tenemos en cuenta luego podemos tener problemas. Cuando hay unos malos resultados académicos normalmente son en más de una asignatura y tenemos que elegir cuál reforzar y cuál no.

Una de las situaciones más comunes es contratar un profesor de matemáticas, por ejemplo, para todo el curso, pero cuándo se acerca un examen de otra materia, para la cual también necesitamos refuerzo, pedirle a ese profesor que prepare ese examen con el alumno. 

Este tipo de situaciones nos pueden dar bastante problemas. Hay profesores que ante el compromiso y las ganas de ayudar no se niegarán y la formación que darán no será la mejor. Así perderemos tiempo y retrasamos la materia en la que el profesor es experto. 

Hay profesores de repaso para todas las materias, algunos incluso imparten varias a la vez. Si por ejemplo, necesitamos un profesor de repaso de inglésun profesor de repaso de matemáticas, lo mejor es contratar un profesor de estas dos materias, incluso si para una de ellas solo lo vamos a necesitar puntualmente. 

También podemos tener en cuenta que un profesor de repaso no tiene que ser para algo constante. Hay profesores que solo dan clases cuando los exámenes se acercan, puedes tener un profesor solo para momentos puntuales. 

 

¿Qué buscar en un profesor de repaso?

Que tenga muchos conocimientos, que sepa transmitirlos y que además establezca un vínculo con nuestro hijo que lo motive. El resto es secundario, parece básico pero es muy difícil de encontrar. De hecho no podremos detectarlo a simple vista, sin embargo hay una serie de características en la que nos podemos fijar que te llevarán a lo demás.

  • Paciencia: Algo básico en un profesor. Ser capaz de repetir las cosas una y otra vez, cambiar la forma de decirlo y no desesperar.
  • Cercanía: El estereotipo del profesor estricto ha cambiado. Es cierto que hay que conservar la autoridad, pero muchos expertos aseguran que es mucho más productivo tener la idea de ser un equipo trabajando por un objetivo. 
  • Empatía: Sobre todo cuando se trabaja con un alumno que tiene problemas académicos, hace falta entenderlo para detectar dónde falla y corregirlo.  
  • Entusiasmo: Un profesor que al que le gusta lo que hace, que lo transmite y que además puede contagiar esa pasión vale por dos. Uno de los objetivos de un profesor no es solo transmitir un conocimiento, sino también que cuando el salga por la puerta su alumno se siga interesando. Esto podrás verlo en tu hijo cuando el profesor no esté. 
  • Formación: Ver la formación de un profesor es un tipo de garantía. No siempre tiene que ser lo más importante, pero garantizar que la persona a la que contratamos tiene los conocimientos necesarios la mejor forma que tenemos de hacerlo es fijarnos en los estudios y en la experiencia. 
  • Innovación: Además de estar bien formado un profesor debe saber innovar en su campo. Aunque lo temarios no se muevan en años. Un profesor de física, por ejemplo, tiene que estar al tanto de los nuevos descubrimiento para hacerle entender a su alumno que su asignatura no es algo muerto y que hoy en día sigue teniendo mucha importancia. 
  • Organización: Un profesor debe ser ordenado, organizado e inculcarlo a su alumno. Esto es algo que probablemente veas al instante. 
  • Capacidad de evaluación: Si no podemos controlar la evolución en casa ante de que los exámenes de verdad lleguen no podremos tener buenos resultado. Así que un profesor de refuerzo debe saber si a su alumno le va bien o mal en todo momento. 
  • Comunicación: Por supuesto, todo esto debe saber comunicarlo a los padres e incluso llegado el momento a los tutores de la escuela. La comunicación entre padres y alumnos es super importante. 

Dónde encontrar profesor de repaso es importante, podremos ver cientos de perfiles en plataformas especializadas en profesores particulares. Y ahí después de seleccionar varios anuncios interesantes, repasar si creemos que a priori cumplen las características que acabamos de sugerir.

 

 

Las clases particulares no son un fracaso

Las clases particulares vienen dadas por un problema a nivel educativo. Probablemente unas malas calificaciones son el desencadenante, pero si queremos corregir esto lo primero que tenemos que tener en mente es que un profesor particular no es el símbolo del fracaso. 

De la misma forma que un médico no es el símbolo de la enfermedad, sino de la curación. Un profesor de repaso es el símbolo del cambio y de la oportunidad para que todo mejore. Es el momento de hacer que las cosas cambien y por sí solo no podemos hacerlo. 

Muchas personas tienen miedo a un profesor particular porque no quieren admitir que algo va mal. Pero no hay que pensar de estar forma, que las cosas vayan mal es algo normal que le pasa hasta a los mejores. Lo que distingue a los que fracasan de los que tiene éxito es saber detectarlo, afrontarlo y hacer todo lo que haga falta para cambiarlo. 

Si desde un primer momento afrontamos las clases particulares como un fracaso o como un castigo para nuestro hijo no llegaremos a ningún lado, pero si lo vemos como una herramienta que nos ayuda a crecer incluso más de lo que tenemos previsto llegaremos más alto de lo que nos esperamos. 

Síguenos en
© 2007 - 2018 Tusclasesparticulares.com.ec Mapa web: Profesores particulares